domingo, 3 de agosto de 2014

IRSE

Hoy rescato unos versos de Mario Beneditti, mientras volvía en el tren leí una letras que hace años me cautivaron y que hoy me volvieron a tocar el alma hasta el punto de hacerme llorar.Le debo la poseía y mi enamoramiento por ella a mis años de niñez, a la exquisita educación en valores y principios de unos profesores que hoy son parte de mi vida íntima y trozos grandes de mi corazón. A lo largo de los años pude descubrir que soy quien veis gracias a los pasaron por mi vida y dejaron unas semillas que día tras día siguen dando su fruto. Va dedicado mi espacio a quien me descubrió el arte de amar en las letras, mi "maestra y madrina", Lourdes Soriano y va también dedicado a quien sencillamente tengo el placer de amar.

IRSE

"Cada vez que te vayas de ti mismo
no olvides que te espero
en tres o cuatro puntos cardinales.

Siempre habrá un sitio dondequiera
con un montón de bienvenidas
todas te reconocen desde lejos
y aprontan una fiesta tan discreta
sin cantos sin fulgor sin tamboriles
que sólo tú sabrás que es para ti.

Cada vez que te vayas de ti mismo
procurá que tu vida no se rompa
y tu otro tú no sufra el abandono
y por favor no olvides que te espero
con este corazón recién comprado
en la feria mejor de los domingos.

Cada vez que te vayas de ti mismo
no destruyas la vía de regreso
volver es una forma de encontrarse
y así verás que allí también te espero."

No hay comentarios:

Publicar un comentario