domingo, 3 de agosto de 2014

Cinco minutos para la vida

Levantarte, abrir los ojos y pensar en tu sonrisa, de ahí se toman las fuerzas. Dibujar la mia a retazos y mirarme un par de veces al espejo..."te sienta mejor que nunca está sonrisa fingida".

Volver a mirarte al espejo y vestir tus ojos de falsas ilusiones, de un cristalino que refleje una felicidad tomada prestada. Volverte a mirar un par de veces más y pensar que tus ojos irradian toda la felicidad que quieres trasmitir.

Lavar tus manos para poder acariciar y abrazar aunque necesites esconderte del mundo, lavarlas un poco más para que las caricias sean suaves y no llenas de espinas, para que pueda apretar fuerte las tuyas y caminar contigo.

Un poco de color en los labios que se vuelvan carnosos y puedan besar infinitamente hasta que se acabe el mundo, y si se acabese en este mismo instante lleves contigo los besos que no te di. Una sonrisa dibuja rozando la perfección de las imperfecciones diarias.

Ya sólo me queda arreglar el corazón, pintarlo de colores y alegrias, de fantasía y sueños y de caminos ocultos para seguir viviendo.

Cinco minutos y vuelvo caminar un día nuevo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario