domingo, 22 de diciembre de 2013

Llegó el invierno y toca a mi puerta

Y llega el invierno con sus aires fríos,una oleada que golpea mi corazón y lucho incesante entre el hielo atroz y el calor de unos latidos que no se rinden de seguir.

Y ahora son tus manos las que no me calientan, ni es tu aliento el que siento en cada despertar pegado a mi espalda.
Ahora abro mis ojos buscando los tuyos y me pierdo en el mismo infinito que te amo.

Y necesito guardarme un silencio, que se hiele la fina línea de mis labios y me permita perderme en los confines sin límites, que un día fueron efímeros.

Un instante, un ahora, una rama seca que se quiebra y resuena en mi cabeza.
Tan sencillo como respirar y tan doloroso como dejar de hacerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario