jueves, 4 de agosto de 2011

Mi tienda de regalos

Lo siento, hoy la tienda esta cerrada por balances y reformas, esto empezaba a ser un caos. No me quedaban existencias de paciencia, ni de ilusión y tuve que hacer un pequeño viaje para poder reponer las estanterías. Las manzanas de deseo se estaban tornando en un rojo demasiado intenso y las tartas de esperanza habían cumplido su fecha de caducidad. El ultimo cliente entro con su hijo y ya sabe usted como son los niños, tiró toda la fila de amistad y comprension. Por descuido yo misma derrame el último bote que quedaban de fantasía, con tan mala suerte que cayeron sobre las cajas de bombones de optimismo, suerte que pude salvar las trufas de cariño que se encontraba justamente al lado y los pastelitos de besos de ternura.

De veras que lo siento, apreciado cliente, pero con todo el trabajo acumulado, no creo que pueda tener mis puertas abierta hasta dentro de un par de semanas. Es difícil encontrar en estos tiempos los panecillos de amor que tanto le gustan y las caracolas de aceptacion, así que tendré que ir a buscarlo a nuevos lugares y eso me llevara algún tiempo. Las gominolas de locuras ya no son de la misma calidad y prefiero tener paciencia y mirar bien en el mercado, antes que traer un producto que no le satisfaga. Por supuesto no me olvidare de las patatas de risas ni de las aceitunas de alegría, aunque sé que son caras tienen muy buena venta.

Quiero traer nuevo productos que no se muy bien por donde encontrar. Me hablaron muy bien de unas nueces de sensatez y unas almendras de lujuria, también comprare algo de chicles de sencillez, caramelos de infantilismo y regaliz de sinceridad. Para los más exigente colocaré en las primeras vitrinas cereales de lucha y leche de tesón y no se me olvidarán las exquisitas tabletas de chocolate con sabor a prohibido, sexo y pasión.

Al final de pasillo de la izquierda quiero abrir una nueva sección de plantas y flores. Estoy cultivando unas flores preciosas en color malva de tranquilidad y otras de un verde intenso de serenidad que estoy segura que gustaran muchisimo. Además he comprado unas enredaderas de felicidad que con un poco de dedicación harán las delicias de cualquiera.

Como ve, tengo aún mucha tarea por delante. Pase por aquí en unos días y estaré gustosa de atenderle, mientras tanto, si ve que le falta algún producto imprescindible, le puedo dar la dirección otra tienda fantástica. Se encuentra bajando esta calle, a la esquina de la vuelta de su propio corazón.

2 comentarios:

  1. eres fantástica de verdad k yo me creo k seas capas de tener agotado todo tu genero x k tu tienes muxo arte pa vender TO lo k tu kieras un besaso wapa.

    ResponderEliminar
  2. No es necesario que busques nuevos productos,el contenido de tu blog es de primerísima calidad.

    Tu entrada es genial!!
    Un fuerte abrazo virginia.

    ResponderEliminar