miércoles, 20 de julio de 2011

Añoranza de Besos

Hoy añoro besos por toda mi piel, fina piel que a veces rompo yo misma sin querer.Añoro los besos de rabia y la rabia de tus besos, la eterna humedad que enloquece y me da la cordura necesaria para no perder el respiro. Besos de abatimiento, de deseo, de ternura, besos secretos, callados, no dados ni recibidos Añoro unos labios postrados en cada centímetro de mi cuerpo que me recuerden que estoy viva y quizás por la extraña sensación que me produce la añoranza, rescato otras palabras que hicieron mía como parte de un regalo, letras que alguien escribe sin conocerte si quiera, pero que retratan un yo tan tuyo que es capaz de evocar sensaciones a kilómetros de distancias, emociones en ti, en mi, sin rozarnos la piel, sin mirar nuestro ojos.

"Hay besos que pronuncian por sí solos
la sentencia de amor condenatoria,
hay besos que se dan con la mirada
hay besos que se dan con la memoria.

Hay besos silenciosos, besos nobles
hay besos enigmáticos, sinceros
hay besos que se dan sólo las almas
hay besos por prohibidos, verdaderos.

Hay besos que calcinan y que hieren,
hay besos que arrebatan los sentidos,
hay besos misteriosos que han dejado
mil sueños errantes y perdidos.

Hay besos problemáticos que encierran
una clave que nadie ha descifrado,
hay besos que engendran la tragedia
cuantas rosas en broche han deshojado.

Hay besos perfumados, besos tibios
que palpitan en íntimos anhelos,
hay besos que en los labios dejan huellas
como un campo de sol entre dos hielos.

Hay besos que parecen azucenas
por sublimes, ingenuos y por puros,
hay besos traicioneros y cobardes,
hay besos maldecidos y perjuros.

Judas besa a Jesús y deja impresa
en su rostro de Dios, la felonía,
mientras la Magdalena con sus besos
fortifica piadosa su agonía.

Desde entonces en los besos palpita
el amor, la traición y los dolores,
en las bodas humanas se parecen
a la brisa que juega con las flores.

Hay besos que producen desvaríos
de amorosa pasión ardiente y loca,
tú los conoces bien son besos míos
inventados por mí, para tu boca.

Besos de llama que en rastro impreso
llevan los surcos de un amor vedado,
besos de tempestad, salvajes besos
que solo nuestros labios han probado.

¿Te acuerdas del primero...? Indefinible;
cubrió tu faz de cárdenos sonrojos
y en los espasmos de emoción terrible,
llenaron sé de lágrimas tus ojos.

¿Te acuerdas que una tarde en loco exceso
te vi celoso imaginando agravios,
te suspendí en mis brazos... vibró un beso,
y qué viste después...? Sangre en mis labios.

Yo te enseñe a besar: los besos fríos
son de impasible corazón de roca,
yo te enseñé a besar con besos míos
inventados por mí, para tu boca."

GABRIEL MISTRAL

2 comentarios:

  1. ¿Que puedo decir de este post?.....¡Precioso!Hay besos que se dan con la mirada...hay besos que se dan con la memoria...hay besos que se dan solo las almas.
    Un relax para la mente visitar tu casa.

    Un abrazo, Isabel.

    ResponderEliminar
  2. He de decir, que desde que comencé mi aventura como escritor de versos no había encontrado a un homónimo que realmente me llenara en lo más profundo, no porque no los haya buenos, pero el estilo y la rima me he dado cuenta de que no abundan, no me queda más remedio que felicitarte enormemente. felicidades.

    ResponderEliminar