miércoles, 22 de junio de 2011

El instante del ahora

Ahora, sencillamente ahora, dentro de un hoy difuso y casi siempre efímero. Ahora es mi todo que dura un segundo, un instante y que todo lo invade. No necesito nada más para sentir que vivo, tan sólo el ahora de mi corazon latiendo y el extenso vacio para colocar a mi antojo cuanto me plazca.
Pero todo es pasajero, porque mi ahora permanece lo que perdura un beso, lo que tarda en transcurrir un parpadeo, el tiempo que el sonido es capaz de atrapar un te quiero o lo que dura el roce de tu piel contra la mía.

Y si me preguntas ..."¿Y nada más?" no lo hagas con tristezas, hazlo con alivio. Yo tan sólo podre sonreirte y decirte que nada más, que no existe nada más, que no hay nada eterno que no sea inmutable y que no dejaré herencias sembradas en el mañana para tu gozo y mi sosiego. Porque mi ahora es egoistamente mio y quizás te lo regale lleno de risas y felicidad envuelto en un halo de perfección o de maravillosas tempestades, pero mi ayer es simplemente un espejismo de lo vivido que ya no existe más allá de las cicatrices y mi mañana ni siquiera es mio. Deja que el mañana se convierta en el ahora para volver a llenar el vacío que le pertenece.

Lléname un cajón de cuanto plazcas, de tus risas y mis llantos, de tus ideas y mis proyectos, de tus manos y mis caricias, de cuerpo y de mis senos, de tus errores y mis desventuras. Llénalo de colores y de blancos y negros, de aromas, fragancias, fantasía y realidades, de tropiezos, de huidas, de soledades en compañían o de viajes en soledad. Llena el cajón para deleitarnos del ahora y sentir que ese momento lo llena todo. Pero cuando ese instante se vuelva ayer, sella ese cajón y no lo guardes, ni te aferres, ni sientas la pérdida como algo robado. Tíralo al mar por si alguien lo encuentra, deja que siga su propio camino y juega conmigo a llenar cada día cajones vacios donde todo nos cabe. No tengo mas regalo que mi ahora, mi eterno y perdudable ahora.

domingo, 12 de junio de 2011

Tropiezos y soledades

Hacia mucho que mi alma no sentía un dolor tan fino y tan constante como el que ahora siento, un pequeño dolor que no enturbia mi sonrisa ni mi firmeza diaria ante el mundo, pero que me hace difícil el respirar y tener la vista alzada durante mas de unos minutos, que me agita por dentro y tira desde las entrañas hacia mi interior haciéndome recordar lo peor de mi persona.

No soporto esa fracción de mi, de ser juez y parte en vidas ajenas, por muy mías que las sientas y por más que la regalen en bandejas de oro. Me miro en el espejo una vez más y observo pinceladas que no me hacen sentirme orgullosa de mi propia imagen...probablemente en estos momentos ni yo misma elija seguir a mi lado y prefiera olvidar momentanemente mi camino que lejos de ser un remanso de tranquilidad se ha vuelto escarpado y solitario.

No me gusta rozar tu alma y abrir heridas que me duelen tanto como a ti, provocar daños y tristezas que soy capaz de evocar y no tengo la facultad de paliar. ¡Qué fácil se me hace hacerte diana de mis disparos y cuanto me cuesta proteger tu mundo de disparos ajenos! Y nuevamente siento rabia e impotencia de tener dos manos que no sirven para nada, que no calman ni sanan, de tener una fortaleza que no solo hunde o nos hundes, sino que además es un muro para donde chocarnos libre.

¿Esto es lo que puedo ofrecerte, lo que puedo regalarme?. ¿Es a esto lo que ha llegado mi propio modelaje?. Si me inventaste y me pensaste antes de que existiera, dejaste parcelas demasiado abiertas a la invención, dejaste formas sin definir que hoy se me vuelven dañinas. Tan perfecto en su todo y tan frágil en su nada.

Hoy si correría a buscar un puerto de tranquilidad, hoy sí descolgaría un teléfono en un intento de tu búsqueda, de un encuentro con dos miradas cristalinas con extrañas sensaciones, no puedo quedar sentada observado este goteo. Hoy más que nunca necesito tocarte y sentirme, rozarte y encontrarme, dibujar tu piel para delinear mi silueta, tenerte frente a mi para saber si existes y yo no me perdí, tomar tu mano y apretarla con fuerzas como si mañana no existiera, como si el fin se adelantara y no quedaran minutos para acompañarnos en el viaje. Hoy quisiera saltarme las reglas de los perdones y los sientos y reconocer a cada golpe mi ineptitud, mi dejadez, mi falta de corazón tan tuyo. Hoy quisiera acallar este revuelo,silenciar mi voz y borrar mi pensamiento.

Hoy me miro al espejo y no encuentro un motivo para presentarme al mundo sin sentir vergüenza de mis propias manchas y errores, no tengo una carta de presentación que te haga feliz como a diario, ni a mi luchar por tu sonrisa... y quizás, tan sólo quizás, hoy me mires y no me elijas y adviertas que la fragilidad pudo a la perfección.
 

viernes, 10 de junio de 2011

Ciclos

Se avecina la noche, cada vez más tardía, cada ves con más protocolo y  desazón. Salgo a pasear por calles estrechas, apenas iluminadas en las horas donde ni las farolas saben si salir de sus guaridas o quedarse rezagadas. Y hoy no me apetece sonreír, ni escuchar mi risa anclada en mis sienes, prefiero el latir de mi corazón, mi pausada respiración, el espejo mismo de mi yo cuando decido abrir mis oídos y escucharme.

Por más que pudiera parecer, adoro esta mirada hacia mi interior, este viaje que me obliga a abrir heridas, a recordar lo sencillo que puede ser encontrar trozos de felicidad. Y es cierto que hecho de menos manos que ayude, y acaricien mis sueños, es cierto que nada consuela los momentos de inquietud...pero forman parte del ciclo.

Ciclos que se cierran y dejan huellas profunda, dejan lecciones en el cajón para futuras tormentas, pesadas piedras que habrá que cargar por el camino pero que conformarán una parte más de mi ser. Hoy mira adelante con los ojos cristalinos de emociones, con las manos mas cansadas de luchar y las piernas más fuerte para hacer el camino.

Hoy es un día hermoso, lleno de todo y de todos.

"Os voy a dejar una canción que me encanta...intentad cerrar los ojos, y sacar la mejor parte de la musica y la letras"