martes, 19 de abril de 2011

Mirando al Cielo

Te hiciste esperar, en una dulce angustia que tornaba interminable, te hiciste verdad en mis adentros, en mis noches pensadas, en mis silencios de reflexión y en mis lágrimas de desesperación.
Nadie sabe cuanto significan estas horas, que punto de inflexión he colocado en estos días, eso queda para mi en un nuevo ejercicio de egoísmo
Y miro al cielo, entre suplicas y gracias, me traigo recuerdos que me acarician el alma y me doy cuenta que vivo bañada por mis propias lágrimas, cada día mas dulces, cada día con menos amargor de lo vivido.

Entre el bullicio te veo y a golpe de cornetas, como si callera en mi propio costal se me avivan los sentimientos. Sentimientos que callo y que más se engrandecen en mi interior. Roza mi mano otro mano, casi extraña e invisible, pero tan mía. Y otros labios secan mis lágrimas, lágrimas de tu pasión, pasión de mi propio vivir.

Semana que se vive diferente a cuantas existan en el año, que a veces comparto, que a veces no puedo compartir y aveces decido vivir incluso sin mi.

"VIVIENDO EL MARTES SANTO PENDIENTE DEL CIELO"
Gracias a Fran Silva por esta foto y por rozar tantas veces mi alma con su particular forma de ver el mundo mediante un objetivo

No hay comentarios:

Publicar un comentario