miércoles, 9 de marzo de 2011

El mundo de mi boca

Me resulta maravillo descubrir mi mundo a través de mi boca, de bocas compartidas que se se prestan al juego de mirar la vida desde otro prisma.

Se encierra en esos momentos el tiempo, la sensibilidad y la excitación en un mismo espacio cerrado, mi boca. Una boca que prueba y pone límites en mi piel, una boca que rompe con las preconcepciones mundanas del diario y que me hace divina saltándose lo humano.

No sólo soy capaz de besar con estos escasos centímetros de piel, también sé mirar mi mundo con mis labios, buscar un sentimientos y redimirlo, pedir un perdon y dar las gracias, encontrar una mirada que acepta sin reproches y compartirla en mi propia carnosidad, sentir mi calor y el calorajeno cuando encuentro unos labios que experimentar la nada de ese espacio vacío que podemos llenar de todo.

En esos momentos se puede llenar la vida de cualquier sensación, se puede egoistamente cerrar el mundo y disfrutar de la soledad de uno mismo, se puede compartir todo un ser sin decir nada, sin explicar con palabras lo que hay más alla. ¿Alguien podría?

Puedo oler un sentimiento, ver una caricia, sentir un color....puedo cerrar mis ojos y dejar el alma salir en cada suspiro, despojandome de todo lo aprendido que veces no hace más que herir. Vuelvo a ser la niña de Freud que limita su mundo a la humedad de su boca y no quiero que exista nada más, no quiero salir de esos espacios creados y a veces compartidos, espacio mio que entrego, por el que me descubro y me desnudo, por el que soy más yo que nunca.

Resulta maravilloso comprobar que no he perdido la esencia de animal que me regalaron al nacer y que muchos se empeñaron en que perdira, descubrirme diariamente sorprendida de filtro con el que miro vuestro mundo, abrir los ojos y encontrar otros cerrados que aún siguen viajando

No hay comentarios:

Publicar un comentario