domingo, 13 de marzo de 2011

Estrella (III Parte)


(Continuación) 
La tomó a horcadas sobre si y la condujo a la cama. Los besos eran lentos, largos, profundos. Bajó una mano por su vientre buscando su clítoris, que encontró húmedo, resbaladizo e hinchado. Pasó sus dedos lentamente, buscando el resorte de la pasión, encontrando un hueco que lo hizo enloquer. Estrello gimió con más dureza aun, se incorporó y busco el pene de su amante, oprimido bajo el pantalón. Empezó a lamerlo lento, sentada en la cama, mirando desde abajo la cara de su amante, pasando su lengua lentamente por su miembros varias. Después la introdujo en su boca, dentro y fuera sin llegar al final, jugando en su interior con la lengua, ahora hasta el final, hasta la base, sintiéndolo dentro de sí, presionado con su boca el pene. Se ayudo de una mano, arriba, bajo, lamió sus huevos, se los introdujo en la boca sin dejar de masturbarlo, pasando lentamente el pulgar por el capullo. El quiso detener el instante, pero ya carecía de voluntad propia para tomar cualquier tipo de decisión. Estaba allí, pero volaba lejos.

En un momento de consciencia, acertó a colocar a su amante sobre la cama, pasando su mano desde su pecho a su sexo. Besos sus piernas buscando el hueco perfecto que encontró excitado, húmedo, abierto a su mundo y a su ser. Lo lamió con delicadeza, deleitándose en su propio placer y en la ritmicidad del cuerpo de Estrella.

Deseos guardados que buscan encuentros, que hayaban respuestas.

Estrella creía enloquecer, cuando se percató de que su amante estaba sobre ella, mirando con lujuria sus hermosos ojos, penetrando lentamente su cuerpo y haciéndola estallar en mil emociones. No supo cómo llegó el orgasmo, ni siquiera si vinieron más de uno. No supo si su amante culminó el deseo, no hubo palabras, no hubo pie a movimientos que dejaran escaparse el uno del otro, a que salieran de esa espiral que formaban sus cuerpos dos perfectos, aun con un halo a sexo que embriaga de aroma aquella habitación.

No había más que aquello, pero era suficiente, un estado puro de pasión. Ambos abrieron sus ojos y se encontraron.

(FIN)

2 comentarios:

  1. bueno, virginia, ya lo sabia yo, pero eres una caja de sorpresas, no solo sabes escribir si no que ademas demuestras que tienes personalidad para hacerlo en coherencia con lo que te dictan las musas. bueno, amiga, se que te tengo un poco olvidada aparentemente, o quizas seas tu la que me tienes a mi abandonado, pero bueno, ya te digo, APARENTEMENTE, asi que yo te tengo que agradecer buenas cosas que ultimamente me han pasado....

    ResponderEliminar
  2. Gracias por esas palabras, seas quien sea, me dejas con la intrigas jajajaa, y a disfrutar de esas buenas cosas que si te pasan seguro que mereces. Un saludo

    ResponderEliminar