martes, 22 de febrero de 2011

Felicidad

La felicidad toma conceptos y formas diversas que a veces, cuando nos sumimos en este mundo caótico dejamos de ver. Perdemos la felicidad del instante, de lo verdadero, de lo hermoso y nos empeñamos en colocar nuestro bienestar en metas lejanas que una vez conseguidas, no resultan más que decepciones y encuentros con la nada.

Nos pasamos la vida venerando caminos escarpados que nos acercan al dolor a cada paso y perdemos la maravillosa vista que da el sentarse en un  recodo del camino y ver la luz del sol que se cuela entre los árboles. Nos obligamos inútilmente, en horarios, calendarios, formas y protocolos, cuando la sonrisa de un extraño, una mañana de invierno nos recuerda que vivimos.

Entonces divagamos de nuestra existencia, de nuestra desdicha, de nuestra falta de sensibilidad, nos quejamos y lamentamos, nos sentimos ínfimos entre tanta grandeza…y mientras lamentamos el camino perdido, volemos a caer en el error de no mirar al mundo con los ojos fijos y llenarnos de él.

Compartir un silencio con alguien amado, una mano que roza buscando un consuelo, unos labios que besan sin esperar nada, una sonrisa que se regala ante un error, una mirada de frente que irradia amor, una palabra que cura una herida a tiempo, unas caricias en horas perdidas que se guardan en el alma, un latir de un corazón ajeno que se acelera en tu presencia, una lágrima …simplemente sentir que vivo con todos los que pasan un segundo en mi respirar comprende mi concepto de felicidad

"Para tod@s aquell@  que en algun momento regalé un trozo de mi felicidad y supieron guardar con esmero. Hoy tengo ganas de seguir amando en cada un@ de vosotr@s"

No hay comentarios:

Publicar un comentario