sábado, 5 de febrero de 2011

Días para echar de menos

" Alguna vez me dijeron que con el cansación se siente más, y quizas lleve razón. Siempre que tengo días agotadores, cansados o siemplemente días que muevo mucho los muebles de mi cabeza y corazon, busco entre mis páginas estas lineas y me echo al recuerdo todas las personas que he ido perdiendo fisicamente en mi camino, pero que dejaron su esencia en mi ser"

Los silencios tambalean este cielo fino
que acumula las palabras que no has suspirado
pero que siento que delimitan mi destino.

Aprovecho para hacer lo que ya había olvidado
depuro esta otra realidad que me acompaña
pero me gusta mas la que creas a mi lado.

No renuncio a un pasado lleno de telarañas.
pero prefiero el futuro forjado en mis sueños
que reinas y concibes en mis dulces entrañas.

Me niego a abrazar a confusos faros pequeños
a vengar tu ausencia con las insulsas esquinas
a arrastrarme por los submundos madrileños.

Soy incapaz de regentar el ambiente de las cantinas
de inventar en los desiertos ambientes poéticos
de intercambiar la poesía por mil purpurinas.

Me deleito con ciertos placeres estéticos
contemplo la belleza corrupta por miradas
por ojos de hombres con ideales eclécticos.

Suspiro por tenerte en mis calles encantadas
por devolverte el dominio de mis fantasías
por desmembrar la oscuridad de nuestras almohadas.

Maldigo al astro que mira tu ausencia en estos días
al agua que es incapaz de limpiar mi dolor
a la luna que me ignora en mis melancolías.

Y en este zulo solo me calienta tu calor
que derrite con el recuerdo este muro de acero
y me demuestra que siempre vivirá mi sentir.

Quiero cruzar a nado el océano marinero
y en la orilla adentrarme en los campos de centeno
para abrazarte, besarte y decir te quiero.

Porque en esta soledad yo te echo de menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario